Noticias
IGg


Turismo alternativo: conservación y esparcimiento

  • Presentan estudio en el que analizaron 153 empresas que ofertan sus servicios en la Península de Yucatán

A nivel mundial el turismo representa una de las áreas de mayor crecimiento económico. Dentro de este rublo existe una diversidad de opciones, que no sólo incluyen destinos de sol y playa, que brindan otras experiencias al visitante como es el caso del turismo alternativo.

Con el fin de registrar la presencia de este tipo de actividad en algunos de los principales destinos turísticos de México, como son: los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo; se realizó un estudio que culminó con la publicación del "Atlas de turismo alternativo en la Península de Yucatán".

Esta obra estuvo coordinada por la doctora Ana García, del Departamento de Ecología Humana del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional, Unidad Mérida; junto con los investigadores Samuel Jouault y David Romero.

La presentación del atlas se llevó a cabo en el Instituto de Geografía (IGg), donde la Dra. Ana García hace algunos años era colaboradora. Esta investigación es un acercamiento a escala regional que reunió información a partir del levantamiento del censo realizado por el grupo de investigadores e incluyó a 153 empresas que ofertan servicios de turismo alternativo en la zona.

Búsqueda de prácticas sostenibles

A diferencia del turismo de masas, el de tipo alternativo se concibe como una actividad más consciente que involucra tanto el cuidado del medio ambiente como el esparcimiento, contemplando también una participación importante de las comunidades locales.

De acuerdo con la Dra. García en el estado de Yucatán el turismo alternativo surgió en 2004, particularmente en la región costera, impulsado por la conservación de las Áreas Naturales Protegidas. Y fue así como se formaron grupos dedicados a esta actividad.

En el caso de las 153 empresas estudiadas se reportó la participación de dos mil 844 personas -en general se trata de grupos conformados por varios integrantes de las familias-, que anualmente reciben más de un millón de visitantes (entre población local, nacional e internacional), de los cuales 43% son extranjeros.

Durante el estudio los investigadores observaron que un alto porcentaje de estas empresas están integradas por población mestiza; pero también encontraron una baja participación de las mujeres y de los jóvenes menores de 30 años de edad.

La académica sostuvo que esta investigación muestra la heterogeneidad que existe en el sector turístico, que comprende el litoral y los territorios ubicados al interior, a partir de la regionalización del área de estudio los investigadores pudieron determinar que existe un dinamismo más intenso en el litoral de Quintana Roo, "que tiende a decrecer hacia el occidente y sur" de la Península de Yucatán.

Los resultados de este trabajo muestran que la principal actividad de este sector está centrada en el avistamiento de la fauna, que ofrecen 117 empresas; seguido de la visita a cenotes que es ofertada por 30; mientras que 24% ofrecen paseos a sitios arqueológicos.

En este contexto los servicios de alojamiento tienen una baja presencia, sólo 27 empresas cuentan con cabañas y 31 con espacios para acampar. En cuanto a la gastronomía, 36 de los negocios tienen restaurante, 35 ofrecen alimentos durante los recorridos y 16 cuentan con comedor comunitario.

Limitantes

Si bien el turismo alternativo representa una oportunidad de trabajo para algunas comunidades, estos grupos también enfrentan una serie de problemáticas para la realización de trámites oficiales, falta de apoyos por parte del gobierno, dificultades para difundir y promocionar sus servicios, conflictos internos, aunado a los fenómenos naturales que afectan a la zona.

Uno de los principales problemas está relacionado con la tenencia de la tierra, ya que la mayoría de los litorales están ubicados sobre terrenos federales, mientras que en las regiones del interior de la Península "el 80% de las empresas opera en terrenos ejidales".

En cuanto a cursos de capacitación, el estudio refiere que 82% de las empresas recibieron algún tipo de entrenamiento, pero que en su mayoría fueron de corta duración y no tuvieron continuidad.

Sin embargo, a pesar de las limitantes que enfrentan, la Dra. García resaltó la contribución activa que realizan estas empresas para la conservación de las áreas naturales en la Península de Yucatán.

Para más información esta publicación puede consultarse en la biblioteca del Instituto de Geografía.



Geografía Noticias

2016-02-09

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar