Noticias
IGg


Necesario analizar la influencia china sobre el mercado inmobiliario

  • En menos de 20 años la comunidad china residente en Barcelona aumentó 16 veces
  • Las china town: de estrategia de segregación social a atracción turística
Con la intención de analizar la influencia de los capitales chinos en el mercado inmobiliario de Barcelona, el Dr. Carles Carreras Verdaguer dio una conferencia magistral en el instituto de Geografía (IGg), invitado por los doctores Luis Alberto Salinas del IGg y José Gasca Zamora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

El fenómeno de las china town -o barrios chinos- inició en Estados Unidos a finales del siglo XIX como un efecto de las prácticas de segregación social. "Ante la importante inmigración china hacia la costa oeste de EUA, algunas ciudades de California -sobre todo San Diego, San Francisco y Los Ángeles- crearon normas municipales para contener dicha inmigración en barrios determinados", declaró el geógrafo catalán.

En esos sitios se comercializaban productos chinos e incluso la decoración de las calles tenía motivos de esa cultura, tales como las china gate. "Esto se ha convertido a lo largo del tiempo en un reclamo turístico. Hoy  muchas ciudades del mundo quieren tener un barrio con esa tematización para atraer la visita de forasteros", comentó el doctor Carles.

¿China town en Barcelona?
Interesados en conocer los impactos de la influencia china sobre el mercado inmobiliario en Barcelona, el doctor Carreras y un grupo de investigación trataron de definir si en esa ciudad existe una china town.

"La inmigración de chinos en Barcelona es poco importante en números absolutos, no se compara con la comunidad de ecuatorianos, bolivianos o colombianos que llegaron a partir de las últimas décadas del siglo XX. Pero la población china que se ha registrado legalmente en Cataluña del 2005 hasta el 2014, no ha dejado de crecer". Lo anterior se refleja en que la comunidad china residente en esa ciudad pasó de los 804 ciudadanos en 1996, a más de 16 mil para 2013.

Los resultados obtenidos muestran que Barcelona no cuenta con una china town en el sentido turístico de la palabra. "No hay una china gate, no hay elementos formales exteriores que muestren la importancia o significación de la población china en la ciudad. Pero hay una cantidad enorme de negocios que son propiedad de chinos". Dichos negocios no se diferencian del resto, sólo se pudo saber que sus propietarios tienen dicha nacionalidad al entrevistarlos.

Tanto la incursión de los capitales internacionales en los mercados inmobiliarios, como los procesos en los que el suelo urbano pertenece a propietarios extranjeros, son dinámicas que ocurren en muchas ciudades del mundo ligadas con la penetración del capitalismo financiero. "Para el caso de China debería formularse si sus inversiones en otros países obedecen a un plan preconcebido por las autoridades de la República Popular China o por parte de otro poder fáctico como grupos de empresas", refirió Carreras Verdaguer.

Agregó que en la actualidad cincuenta millones de chinos viven en distintos países y que esto no puede ser  fruto del azar ni de la suma de voluntades individuales. Ejemplo de ello es la expansión de la política cultural de China a través de la creación de los Institutos Confucio, ya que cada semana se crean cinco de ellos en diferentes ciudades. "Esto debe significar algo que debe ser analizado. ¿Qué hay detrás? ¿Cuál es la estrategia que se levanta detrás de  este hecho?, culminó Carles Carreras, quien incitó a la comunidad geográfica a profundizar en esa línea de investigación.
  




Geografía Noticias

2015-12-07

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar