Noticias
IGg


Transformaciones agrarias en la Huasteca Potosina

  • Reestructuración en la tenencia de la tierra
  • El proyecto Pujal-Coy: de la ganadería a la agricultura de riego

La estructura agraria de la Huasteca Potosina ha enfrentado transformaciones significativas a lo largo del tiempo, en el marco de continuas luchas por la tierra y movimientos agrarios.

Como parte de las pláticas del Fórum del Instituto de Geografía (IGg), Virginia Jabardo, posdoctorante de esta entidad académica presentó la conferencia "La cuestión agraria en la Huasteca Potosina".

Esta región comprende una extensión de 10 mil kilómetros cuadrados y está integrada por 18 municipios. Al igual que otras zonas del país, durante la época colonial esta región fue invadida por las tropas españolas, a pesar de la resistencia de su habitantes. La conquista dio lugar a la expropiación de terrenos comunales (originalmente indígenas) que se concedieron como recompensa a algunos de los españoles recién llegados.

En tiempos de la Reforma se impulsó "la desamortización de los bienes comunales y eclesiásticos", y en su lugar se promovió la privatización de la tierra.

Con la destrucción de la propiedad comunal se facilitó la incorporación de peones como mano de obra a las nuevas haciendas. Con la publicación de la llamada Ley Lerdo en 1856 se propició la concentración de un mayor número de tierras en pocas manos, sobre todo entre los grandes hacendados.

Los campesinos fueron relegados a las tierras ubicadas en la serranía, de difícil acceso, donde enfrentaron dificultades para llevar a cabo sus cultivos, mientras que las planicies fueron destinadas a los hacendados. No es extraño que esta actividad empezara a consolidarse desde entonces como una de las más productivas de la Huasteca.

A lo largo del Porfiriato "se logró consolidar el proceso de privatización de la tierra, abrir el mercado agrario y desintegrar la propiedad comunal". Durante la Revolución Mexicana la reforma agraria dio como resultado la expropiación de tierras a los hacendados, se inició el reparto a los campesinos y se creó una nueva propiedad de la tierra: el ejido.

En el caso de San Luis Potosí la aplicación de esta reforma fue tardía debido a la oposición de los terratenientes.

Virginia Jabardo explicó otro hecho sucedido en la década de los noventa, la modificación del artículo 27 constitucional que derogó la "inalienabilidad, inembargabilidad e imprescritibilidad del ejido, incorporándolo al mercado de tierras". La emisión de certificados parcelarios individuales provocó la desarticulación de la estructura colectiva.


Programa Pujal-Coy

 A partir de los años 50 en la Huasteca "surgieron propuestas para impulsar el desarrollo regional, con base en la creación de nuevas gestiones de explotación de cuencas hidrológicas".

En este contexto surgió el Programa Pujal-Coy, que inició en 1973 con la intención de crear la superficie de riego más grande de América Latina, que abarcaría 720 mil hectáreas de los estados de Tamaulipas, San Luis Potosí y Veracruz. En San Luis Potosí este programa se realizó en los municipios de Tamuín y Ébano.

Este proyecto fomentó la migración de pobladores demandantes de tierra, tanto del estado de San Luis Potosí como de otras zonas del país. Se propició la creación de nuevos asentamientos, sin embargo, con deficiencias en infraestrutura y falta de servicios.

Con la implementación de este proyecto muchos pobladores se convirtieron en campesinos sin tener los conocimientos básicos sobre las actividades del campo. En consecuencia, muchos desistieron y regresaron a sus comunidades mientras que otros permanecieron a pesar de las condiciones adversas.

En 1980 inició la  segunda fase del Programa Pujal-Coy que dio "continuidad a la tendencia capitalizadora". En esta fase existe "una explosión de los movimientos rurales" en la región de Tamuín y Ébano.

Hoy en día, los movimientos agrarios de la Huasteca Potosina "buscan una mayor presencia en el mercado, el incremento de la productividad (innovación, inversión y tecnología) para competir con otras regiones".

Existe una reivindicación de las demandas de los campesionos. Lo que en un principio eran peticiones de tierra actualmente son exigencias para la dotación de infraestructura y servicios básicos, que les permitan apropiarse de los procesos de producción y comercialización agrícola.




Geografía Noticias

2015-11-23

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar