Noticias
IGg


Hacia un manejo sustentable de los recursos naturales

  • Utilización de mecanismos de compensación ambiental
  • Alternativas para la conservación

A través de los diferentes ecosistemas la naturaleza provee de bienes y servicios tangibles e intangibles al ser humano, llamados Servicios Ecosistémicos (SE), que permiten el desarrollo económico y social.

La producción de alimentos, el suministro de agua, la regulación del clima, la conservación de la biodiversidad e incluso beneficios de tipo cultural son sólo algunos servicios ecosistémicos. Los especialistas los han clasificado en cuatro tipos: provisión, regulación, culturales y de sustento.

Con el fin de analizar y discutir el valor ambiental de estos servicios, el Dr. Enrique Pérez, investigador del Instituto de Geografía (IGg), organizó los seminarios "Valor económico-ambiental. Teorías y métodos" y "Evaluación de mecanismos de compensación por conservación ambiental".

Estas actividades surgieron a partir del proyecto de investigación "Valoración económico-ambiental de suelo de conservación del Distrito Federal", financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En este trabajo participan los doctores Enrique Pérez, del IGg; María Perevochtchikova, del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales (CEDUA) de El Colegio de México; y Véronique Sophie Avila, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

Con este estudio se pretende establecer un valor ambiental para el suelo de conservación percibido por los habitantes de la zona urbana, desde una perspectiva económica. Para estimar este valor se han utilizado dos métodos: precios hedónicos y de disposición a pagar por conservar.

El primero se utiliza con el fin de atribuir un valor específico a un servicio ambiental, a partir de su relación con los atributos que lo rodean. Mientras que el método de disposición a pagar se usa para estimar cuál es el valor que un consumidor le otorga a estos servicios.

Por otro lado, a nivel internacional existen mecanismos de compensación ambiental que buscan regular el uso sustentable de los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad. Ejemplos de lo anterior son los programas de pagos por servicios ambientales (PSA) y REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los bosques, la gestión sostenible de los bosques, conservación y aumento de las reservas forestales del carbono).

El Dr. Enrique Pérez explica que aunque estos programas son los más conocidos también hay incentivos para la conservación que no pasan por mecanismos de pagos por servicios ambientales, como los otorgados a la agricultura orgánica y a la transformación productiva, elementos adicionales que también serán tomados en cuenta en esta investigación.

Búsqueda de alternativas

El investigador del IGg destacó que tanto a nivel internacional como nacional todavía es difícil establecer una evaluación sobre qué tanto han funcionado en la práctica este tipo de programas por compensación ambiental, ya que son pocas las investigaciones en este sentido.

Aunque se ha observado un aumento en la conservación de áreas específicas cercanas a las comunidades, también se ha visto que alrededor de éstas existe un deterioro importante; hay más áreas "pero no necesariamente esto se traduce en una mejor conservación de la zona o del paisaje".

Existe una percepción positiva en cuanto al ingreso que reciben las poblaciones, sin embargo "esto no alivia la situación de pobreza en la que viven la mayor parte de las comunidades que reciben estos pagos". Actualmente en promedio perciben entre 280 y 320 pesos por hectárea al año.

Otro aspecto relevante es que en las comunidades se han generado expectativas a partir de esta compensación por conservar, y "están transitando de una visión del ecosistema como un bien inerte que no puede ser aprovechado a verlo como una posibilidad de -obtener- recursos económicos".

En algunos casos las comunidades se ven motivadas a cuidar y mantener las áreas naturales para obtener la certificación forestal, que les otorgue la posibilidad de comercializar sus productos y tramitar créditos.

En ese contexto, el proyecto financiado por Conacyt para preservar el suelo de conservación en el Distrito Federal contempla observar y analizar las dinámica de los socioecosistemas, para integrar un paquete de propuestas sociales, económicas y ecológicas.
Sin embargo, el Dr. Pérez Campuzano afirmó que todavía quedan varios pendientes para que estos mecanismos de compensación puedan concretrarse en políticas públicas, para lo cual deberán integrarse las diferentes propuestas, con la finalidad de lograr el mejor uso y cuidado de los servicios ecosistémicos.

 



Geografía Noticias

2015-09-17

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar