Noticias
IGg


Cartografía y modelado de deslizamientos de tierra ayuda a prevenir desastres

  • Se han identificado más de 750 movimientos de tierra en la zona de Río Chiquito-Barranca del Muerto (Veracruz).
Los deslizamientos de tierra son fenómenos asociados a diferentes factores como temblores y precipitaciones extraordinarias, que en lugares habitados pueden representar un peligro para la población.

Como parte de las pláticas académicas del Fórum del Instituto de Geografía (IGg), el doctor Gabriel Legorreta Paulín presentó un estudio sobre la cartografía y modelado de este tipo de fenómenos, a partir de dos casos de estudio: Garrard Creeck ubicado en Washington (Estados Unidos) y Río Chiquito-Barranca del Muerto en Veracruz (México).

La plática sobre el caso de Garrard Creeck derivó del trabajo realizado por el Dr. Legorreta y geólogos estadounidenses, que realizaron un proyecto para identificar en esta área de estudio las zonas con peligro de remoción de masa.

Los investigadores detectaron que el área es propensa a estos movimientos debido a la combinación de factores como la precipitación intensa y los materiales geológicos presentes en esta superficie.

Desde 1991 en Estados Unidos se inició el inventario de deslizamientos. “La metodología les ha llevado 25 años y llevan aproximadamente un avance del 15% del trabajo”, señaló el Dr. Legorreta.

Caso Citlaltépetl

Para el caso de México el área de estudio piloto se ubicó en la cuenca del Río Chiquito-Barranca del Muerto, ubicada al suroeste del Pico de Orizaba en Veracruz, mientras que el área de control para el cálculo de volúmenes fue la subcuenca El Estado.

Esta investigación empezó en 2009 y forma parte del proyecto “Evaluación de la susceptibilidad de deslizamientos en terrenos volcánicos”. En este trabajo colaboró el doctor Gabriel Legorreta junto con otros investigadores de la UNAM, la Universidad de Buffalo y el Departamento de Recursos Naturales del Estado de Washington, éstas dos últimas con sede en Estados Unidos.

El objetivo es desarrollar y proveer de métodos estandarizados para realizar inventarios, así como identificar zonas susceptibles a este tipo de eventos en terrenos volcánicos.

De acuerdo con el investigador, durante periodos de inactividad en estos terrenos se desencadenan pequeños deslizamientos que aportan material a los sistemas hidrológicos de los volcanes, lo que aumenta el poder destructivo de los flujos de escombros y lodo.

Debido a la presencia de precipitaciones intensas, el Pico de Orizaba tiene mayor potencial de representar un peligro para la población que habita a sus alrededores. Al iniciar el estudio los investigadores encontraron que esta área es propensa a movimientos de tierra debido a la combinación de factores como lluvias torrenciales, los tipos de roca y la inclinación de las laderas. 

Algunos antecedentes en la zona ocurrieron en 2003 en el poblado de Balastrera, lo que causó afectaciones en la población y sus propiedades. Además, en 2004 PEMEX construyó muros de retención y gaviones para proteger sus poliductos, en la zona baja del valle de Río Chiquito-Barranca del Muerto. Sin embargo, no se realizó ningún inventario y tampoco medidas preventivas en la parte alta y media de la cuenca. En 2011 ocurrieron nuevos eventos y flujos de escombros que destruyeron los muros.  

Aunque se han hecho esfuerzos para monitorear estos fenómenos, existe una carencia de mapas de inventarios, así como de bases de datos que enlisten los deslizamientos ocurridos a lo largo del sistema fluvial del Pico de Orizaba.

El equipo de trabajo del doctor Gabriel Legorreta se dio a la tarea de cartografiar más de 750 eventos en la zona a través de fotografías aéreas y trabajo de campo. Se identificaron cinco tipos de deslizamientos: los movimientos de tierra y flujos de escombros son los más predominantes, seguidos por los superficiales, caída de rocas y de asentamiento profundo. 

Otros proyectos

A partir de la colaboración con investigadores de la Universidad de Buffalo se desarrolló un portal de Internet, el cual se incorporó a la página del IGg a principios de este año. Esta opción permite al usuario acceder al programa de modelado de deslizamientos LOGISNET y al inventario de mapas de estudios realizados en México.

Este grupo de trabajo ha sido requerido para compartir su experiencia en otras regiones que enfrentan problemas similares como en el caso del poblado de Abejones en Oaxaca, así como en la zona del volcán Santa Ana, en la República de El Salvador.

Se prevé continuar con otras cuencas adyacentes al Pico de Orizaba para comprobar cómo se ajusta la metodología desarrollada. Otra área de estudio es la Sierra de Guadalupe, en el Distrito Federal, donde están elaborando la cartografía de deslizamientos por caída de roca y el riesgo que representa para la población.  

También se está trabajando en el Nevado de Toluca donde “queremos involucrar a la comunidad estudiantil para que conozcan la metodología y empiecen a aportar sus ideas”, concluyó el Dr. Gabriel Legorreta.


Geografía Noticias

2015-03-11

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar