Noticias
IGg


Prevención de desastres y ciudades resilientes

  • "No basta conocer la dinámica sísmica, es necesario traducir ese conocimiento a la formulación e implementación de políticas públicas acordes", Irasema Alcántara
Con la finalidad de discutir la contribución de la ciencia y la tecnología para el beneficio de la humanidad, así como las cuestiones éticas, de seguridad y medioambientales que de ésta se desprende, incluyendo las posibles aplicaciones negativas que amenazan el futuro de la humanidad, se llevó a cabo el Foro de Ciencia y Tecnología en la Sociedad, del 1 al 3 de octubre en Kioto, Japón. Con la participación de 1400 líderes mundiales en ciencia y tecnología, políticas, negocios y medios de comunicación de más de un centenar de países, regiones y organizaciones internacionales, en el foro también se exploraron las oportunidades para eliminar las barreras que tiene la ciencia y la tecnología para resolver los problemas que enfrenta la humanidad. 

El Foro comprendió diez sesiones plenarias y treinta sesiones simultáneas, y se realizaron once eventos paralelos que incluyeron una mesa redonda de Ministros de Ciencia y Tecnología, reunión de Rectores Universitarios, y diálogo entre futuros líderes y Premios Nobel. 

La sesión de apertura enfocada a la “Ciencia y tecnología para el futuro de la humanidad” contó con la participación del 1er Ministro de Japón, Shinz? Abe y del viceprimer ministro del Gobierno de la Federación Rusa, Dvorkovich Arkady. 

Los temas centrales de la reunión englobaron tierra y el espacio, inteligencia artificial, innovación y la sociedad, seguridad cibernética, nuevos sistemas de transporte y movilidad, las perspectivas de la tecnología nuclear y del futuro del petróleo y el gas, industrias y gobierno, colaboración entre los círculos académicos, desarrollo y sustentabilidad, cambio climático y océanos, prevención de desastres y sociedades resilientes, entre algunos otros. 

En relación a la temática de prevención de desastres y sociedades resilientes, la Dra. Irasema Alcántara Ayala, Investigadora del Instituto de Geografía expuso que el riesgo de desastres y los desastres son las consecuencias de la presencia de peligros o amenazas potencialmente perjudiciales, cuyo impacto está determinado por la vulnerabilidad y exposición de la población y sus bienes, las cuales derivan de las percepciones sociales, las prioridades, las necesidades, las demandas, y las decisiones y las prácticas, por lo que los desastres son socialmente construidos. 

A pesar de varias iniciativas internacionales, como el Decenio Internacional para la Reducción de los “Desastres Naturales”, la Estrategia y Plan de Acción de Yokohama, el Marco de Acción de Hyogo, y más recientemente, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, la integración de los aspectos básicos de la reducción del riesgo de desastres en los niveles de políticas y prácticas nacionales, estatales, municipales y locales ha sido lenta y carecido de una dimensión integral. La falta de voluntad o capacidad para tratar las causas más que los síntomas continuará aumentando el impacto de los desastres en nuestras sociedades –subrayó la académica-. 

“Los factores de riesgo de desastres tales como el crecimiento demográfico, el deterioro social, la desigualdad económica, la degradación ambiental, el cambio climático, los patrones de uso del suelo -tanto en el ámbito urbano como rural-, la falta de o el deficiente desarrollo urbano y la gobernabilidad débil o ineficaz exacerba o crea nuevas formas de riesgo”. 

Agregó que si bien se reconoce el valor y la necesidad del desarrollo de la ciencia y la tecnología para el entendimiento de la dinámica de las amenazas o peligros, los desastres seguirán ocurriendo mientras el entendimiento del riesgo de desastre como una construcción social, y la participación de las ciencias sociales y las humanidades no sea reconocida por las autoridades, los responsables de la formulación de políticas públicas y toma de decisiones, los medios de comunicación social, la población, y otras partes interesadas, incluyendo algunos sectores de la comunidad científica. 

 En el caso del desastre asociado a los recientes sismos en México, opinó que no basta conocer la dinámica sísmica, es necesario traducir ese conocimiento a la formulación e implementación de una política pública acorde, además de la urgente necesidad de saber gestionar el riesgo de desastre, proceso en el cual, la reducción de la vulnerabilidad y la exposición de la población es inexorable. 

Es evidente que debemos promover una investigación integrada y transdisciplinaria que involucre a toda la gama de partes interesadas para permitir una comprensión más holística de las causas subyacentes o fundamentales de los desastres y los factores inductores del riesgo con el objetivo de incorporar la gestión y reducción del riesgo de desastres en la planificación del desarrollo y el crecimiento social en todos los países, finalizó.


Geografía Noticias

2017-10-03

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar