Noticias
IGg


Más allá de los límites geográficos: comunidades transfronterizas

  • "Paz a la calle", la construcción de un movimiento a favor de la paz en Colombia

A nivel mundial el aumento de los flujos migratorios ha traído consigo cambios en los procesos de migración, que van más allá de la delimitación de los espacios geográficos que representan las fronteras; y por el contrario, se han formado nuevas dinámicas de relación entre la población migrante con respecto a sus países de origen-destino, mismos que dan lugar a la migración transnacional.

La doctora Ana Melisa Pardo, investigadora del Departamento de Geografía Económica del Instituto de Geografía (IGg), explicó que desde esta perspectiva de estudio trascienden los límites del territorio -que ya no están delimitados política o geográficamente- e incluyen "al lugarde origen, destino o tránsito".

Algunos estudios refieren que a partir de las contribuciones de las antropólogas Nina Glick, Linda Basch y Christina Blanc-Szanton, se propone un nuevo modelo conceptual para distinguir los conceptos de migración trasnacional y transmigrantes.

A diferencia de la migración tradicional -donde el espacio es visto desde un enfoque del territorio-, en la migración transnacional tienen relevancia el aspecto social y las relaciones que se forman en ámbitos que no están definidos específicamente por el territorio.

La académica señaló que el transnacionalismo incluye prácticas de carácter social, cultural, económico y político. Los aspectos sociales y culturales se reflejan, por ejemplo, en el arraigo de las tradiciones y festejos que mantienen los migrantes fuera de sus países.

Mientras que las párcticas económicas están relacionadas -entre otros elementos- con el envío de remesas y las colectas organizadas para enviar dinero u otro tipo de productos a sus comunidades. Además contempla la participación de los ciudadanos -desde sus lugares de destino- en temas políticos y en algunos casos incluye el voto desde el extranjero.


Colombianos por el mundo

A través del voto en el extranjero la población transnacional puede participar en los asuntos políticos de su país natal, y de esta manera ejercer su derecho constitucional. Sin embargo, "la idea de ejercer la ciudadanía estando fuera del lugar de origen es compleja y la participación es limitada".

El pasado dos de octubre los colombianos emitieron su voto -dentro y fuera del país- para el plebiscito sobre los acuerdos de paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

A nivel internacional había gran expectativa por conocer cuál sería la respuesta de los ciudadanos colombianos frente a este referéndum, el cual marcaría el inicio de una tregua al conflicto iniciado hace más de 50 años y que ha dejado numerosas víctimas.

En este ejercicio democrático también se pronunciaron los colombianos residentes en otras naciones -siempre y cuando contaran con la cédula de ciudadanía registrada ante el consulado de Colombia-. Al respecto, la doctora Ana Melisa Pardo expresó que este requisito dificultó la participación de otros colombianos que -al no cumplir con este requerimiento- "quedaron fuera y no ejercieron su derecho al voto".

Frente al ambiente de incertidumbre en donde, por un lado, el presidente Juan Manuel Santos encabezó la campaña a favor del sí y, por el otro, el expresidente Álvaro Uribe mostró su oposición al acuerdo de paz; "más que un ejercicio de explicar a la población en qué consistía el acuerdo, se convirtió en un asunto de popularidad entre partidos políticos".

En medio de un escenario de desconocimiento e indiferencia, la respuesta de la población no fue la esperada y quedó reflejada en el abstencionismo de más de 60% de los ciudadanos, que dio la victoria al no.

Fuera del territorio colombiano también prevaleció el abstencionismo y la poca participación. La investigadora detalló que a diferencia de la migración mexicana en la que más del 90% se concentra en Estados Unidos, la comunidad transnacional colombiana es más segmentada y algunos de los principales destinos son España, Estados Unidos y Venezuela.

En el caso de México, la académica puntualizó que es difícil precisar el número de colombianos residentes. "Los datos censales refieren que hay aproximadamente 20 mil colombianos", aunque los datos del consulado tampoco son certeros porque hay otra población colombiana que llega como turista y se queda en el país, pero no acude ante el consulado a registrarse.

De acuerdo con información de la Registraduría Nacional del Estado Civil de Colombia, de las cuatro mil 304 personas habilitadas en México sólo votaron mil setenta y nueve ciudadanos (25.06%), de los cuales el 68.76% votaron a favor del sí y 31.23% decidieron por el no.


Paz a la calle

Desde el enfoque transnacionalista, uno de los conceptos más relevantes es el de los espacios transnacionales, que algunos autores definen como un tercer espacio imaginario, en donde las redes que se forman entre los ciudadanos con sus lugares de origen y los asuntos concernientes a éste -aun sin estar presentes- permanecen fuera de las fronteras.

Hoy en día los avances tecnológicos facilitan este vínculo, ya que por medio de las redes sociales digitales se crean comunidades que -con sus limitantes- buscan involucrarse en los problemas de sus naciones.

En Colombia, una vez que se dieron a conocer los resultados y ante el rechazo del plebiscito, algunos ciudadanos salieron a las calles a manifestarse y por iniciativa de un grupo de jóvenes, en la ciudad de Bogotá, nació el movimiento "Paz a la calle".

A través de las redes sociales digitales se difundió este movimiento que pronto se extendió no sólo en Colombia sino también en el extranjero. Por este medio las comunidades transnacionales de colombianos se han movilizado y organizado diferentes actividades -en la medida de sus posibilidades-, para reflexionar y pronunciarse a favor de los acuerdos de paz.

A más de un mes del rechazo del plebiscito, el pasado 12 de noviembre en la ciudad de La Habana, Cuba, los representantes del gobierno y de las FARC llegaron a un nuevo acuerdo de paz. En el documento llamado "Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera" -que pasó de 297 páginas a 310 cuartillas- se incorporaron muchas de las propuestas de los partidarios del no.

El 22 de noviembre se fiirmó el nuevo acuerdo de paz en la ciudad de Bogotá, ahora corresponderá al Congreso de la República refrendar este pacto para solucionar el conflicto armado que ha durado más de cinco décadas.




Geografía Noticias

2016-11-28

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar