Noticias
IGg


Contaminantes sin fronteras

  • El transporte genera el 46% de las emisiones de contaminantes atmosféricos
  • En la Ciudad de México circulan aproximadamente 5.4 millones de vehículos
Durante este año la Ciudad de México se ha visto afectada por constantes contingencias ambientales -debido a la mala calidad del aire- y ante este panorama se han adoptado algunas medidas para mitigar el problema.

Con el objetivo de crear un foro para la discusión y reflexión acerca de esta situación ambiental que enfrenta la capital del país, el Posgrado en Urbanismo, el Instituto de Geografía (IGg) y la Facultad de Arquitectura realizaron las Jornadas multidisciplinarias sobre movilidad y continencia ambiental en la Ciudad de México.

El evento reunió a especialistas de la UNAM, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que a través de diferentes perspectivas científicas trataron esta problemática. Este foro se llevó a cabo en tres sesiones que tuvieron como sedes instancias académicas de la UNAM: el Instituto de Geografía, el Instituto de Ingeniería y la Facultad de Arquitectura.

En las sesión inaugural, Naxhelli Ruíz, Secretaria Académica del IGg, señaló que las contingencias ambientales han puesto de manifiesto una crisis multidimensional en muchas áreas de la vida social de la ciudad. Y a su vez, esta coyuntura tiene relación con problemas estructurales como los mecanismos de expansión en el suelo de las ciudades, la participación interinstitucional e intermunicipal en temas de medio ambiente, el financiamiento de política ambientales, además de la gestión articulada de los diferentes riesgos que pueden afectar a poblaciones vulnerables.

Parque vehicular
Los participantes coincidieron en que existen diversos factores que contribuyen en la mala calidad del aire del país, en el que los automóviles tienen un papel importante ya que de acuerdo con datos de la Sedema el transporte contribuye con el 46% de las emisiones de contaminantes en la Zona Metropolitana del Valle de México. Además en la Ciudad de México los vehículos motorizados son la principal fuente de emisión de óxidos de nitrógeno y monóxido de carbono.

Sin embargo, a nivel nacional no existe un registro del parque vehicular. Antonio Mediavilla, director general de Gestión de la Calidad del Aire de la Sedema, informó que en la Ciudad de México los automóviles aumentaron de dos millones a 5.4 millones. El "80% de esos vehículos son de uso particular y sólo el 7% de uso público", mientras que en otros países es a la inversa.

La calidad del aire también se ve afectada por las concentraciones de otros contaminantes como óxidos de azufre (provenientes de la industria), monóxido de carbono, benceno, plomo, ozono (que no se emite directamente por una fuente sino que se forma en la atmósfera por reacciones químicas) y partículas suspendidas.

En el caso de las partículas suspendidas, éstas son consideradas uno de los contaminantes más complejos y "peligrosos" para la salud, porque dependiendo de la concentración, composición química y tamaño pueden ocasionar enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

 Aunque el tamaño de estas partículas varía, sus dimensiones son menores al grueso de un cabello humano -que aproximadamente tiene un grosor de entre 50 y 70 micrómetros-. Las partículas suspendidas que representan un riesgo para la salud tienen un diámetro de entre 2.5 y 10 micrómetros, de forma que entre menor sea su tamaño penetran más directamente en el torrente sanguíneo.

Además del transporte, otros sectores que contribuyen a la emisión de contaminantes -precursores de ozono y partículas- son la industria con el 21% y la vivienda que aporta el 20%.

Reducir el uso del automóvil
Ante las contingencias ambientales una de las medidas de mitigación que ha cobrado mayor fuerza es el endurecimiento del programa Hoy no circula, para tratar de disminuir las concentraciones de contaminantes. Esto ha obligado a que las personas que se desplazan en automóvil busquen alternativas de movilidad.

Enrique Pérez Capuzano, investigador del Departamento de Geografía Económica del IGg, señaló que la ciudad enfrenta un proceso de expansión en donde la tasa de crecimiento del área urbana está por encima de la tasa de crecimiento poblacional. A su vez, esto ha traído la pérdida de servicios ecosistémicos -principalmente el deterioro de los bosques en el sur de la Ciudad de México-, lo cual repercute en el control de la temperatura y la captura de dióxido de carbono.

Dionysios Tzanetatos, del Posgrado en Urbanismo, destacó que para reducir el uso y adquisición del automóvil es necesario promover medios de transporte alternativos, así como la planeación geográfica de la vivienda y trabajo. Esto con el fin de reducir las largas distancias que hoy en día recorren los habitantes en la Ciudad de México y el área metropolitana.

En la última sesión de estas jornadas -realizada en la Facultad de Arquitectura-, Manuel Suárez, director del Instituto de Geografía, explicó que de acuerdo con datos de la Encuesta de Movilidad y Transporte, de los casi 80 millones de personas mayores de 14 años que viven en el país sólo 60 millones viajan, el 90% de esta población realiza dos viajes diarios.

El transporte público sigue siendo la principal fuente de movilidad en el país, ya que por este medio se realizan el 68.2% de los viajes al trabajo, el 78.2% de los viajes a la escuela y el 60.4% de los viajes destinados a compras.

En cuanto a la posesión de automóviles particulares, la información recopilada para esta encuesta señala que aproximadamente el 70% de los hogares poseen un automóvil y el 20% cuenta con dos vehículos.

Frente a la decisión de dejar o no el automóvil, en el caso de las personas que cuentan con vehículo, la encuesta reveló que las principales razones por las que dejarían de usar su auto son: 52% porque el auto se descompone; 17% debido al programa Hoy no circula; 10% porque dejó de contar con auto; 6% no le alcanza para la gasolina; 6% debido al tráfico; 5% mejor transporte público; 5% si las distancias fueran más cortas; 4% de ninguna manera; 4% por alguna discapacidad y 3% debido a problemas económicos.

En este estudio, Manuel Suárez destacó que a medida que se restrinja el uso de vehículos particulares y se apliquen políticas para hacer más caro el uso del automóvil "podremos hacer que la gente decida bajarse del auto".  


Geografía Noticias

2016-09-19

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar