IGg
en los Medios


Nueva geografía de la migración México-Estados Unidos

  • Zacatecas, Michoacán y Guanajuato: las entidades con mayor tradición migratoria hacia EUA
  • La costa este norteamericana, nuevo nodo de atracción

Aunque la migración de México a Estados Unidos contó con una tradición más o menos estable a lo largo del siglo XX, en las últimas décadas presentó transformaciones relevantes. Para hablar de lo anterior el doctor Guillermo Castillo Ramírez, investigador del Departamento de Geografía Social del Instituto de Geografía, impartió una conferencia con la que dio inicio el ciclo 2016 de los Fórum de esta entidad académica.

El investigador refirió que durante el período 2000-2005 México fue el principal exportador de migrantes -con y sin documentación-, alcanzando un promedio anual de medio millón de ellos. "Esto nos colocó por encima de China e India, que son significativamente más grandes en términos geográficos y demográficos".

Otros indicadores notables se presentaron en 2007 cuando se registró el mayor número de mexicanos residentes en EUA y la recepción del monto de remesas más alta en la historia de ambos países. Aquel año se estimó que cerca del 10% de la población mexicana -más de 11 millones de personas- vivían en el vecino país del norte. Además el monto de las remesas rebasó los 26 mil millones de dólares, superando los ingresos obtenidos ese año por el turismo y las exportaciones agropecuarias.

Origen, rutas y destinos

Castillo Ramírez explicó que durante el siglo XX las entidades con mayor tradición de movilidad hacia Estados Unidos fueron Zacatecas, Michoacán y Guanajuato. "El grueso del origen de los migrantes se concentraba en la región centro, la cual aportó la mitad de los migrantes mexicanos en ese siglo". Aunque los estados mencionados continúan teniendo un lugar representativo, a partir de 1994 se perfilaron nuevas configuraciones en el origen, ruta y destinos migratorios; de tal forma que actualmente estados como Guerrero, Chiapas y Oaxaca han aumentado sus índices de intensidad migratoria, a pesar de no tener antecedentes históricos importantes en esa materia.

"A raíz de los atentados de 2001 y de las políticas de mediados de los noventas, se generó una política migratoria mucho más agresiva que generó cambios en las trayectorias y rutas", comentó el investigador. Añadió que el cruce de Tijuana-Tecate dejó de ser el principal punto de pase de indocumentados y que el desierto de Altar, Sonora, se convirtió en un corredor significativo que -dadas sus condiciones climáticas extremas- ha repercutido en el incremento de muertes.

"Así como observamos un proceso de concentración de los nodos de origen, también observamos una concentración de los nodos de destino. Tan sólo Texas y California aglutinaban a más de 70% de los migrantes mexicanos". Durante la primera mitad del siglo XX la ciudad de San Antonio, Texas, fue conocida como la capital migratoria de mexicanos y latinos. Después el flujo se desplazó a California, por lo que Los Ángeles actualmente ostentan ese título. Agregó que los lugares de destino se han extendido hacia la costa oriental norteamericana abarcando los estados de Florida, Alabama, Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia y Nueva York.

Cambios en el perfil migrante

Al igual que la geografía migratoria presentó modificaciones, también las tuvo el perfil de la población que se insertó en ella. Debido a que en el siglo XX el nicho laboral de los mexicanos en Estados Unidos se concentró en la actividad agrícola, había un perfil bastante claro y definido de los migrantes: hombres jóvenes en edad laboral provenientes del campo. De ahí que los principales destinos fueran entidades con tradición agrícola tales como Texas y California.

No obstante, "hoy día el perfil es más heterogéneo ya que incrementó el número de mujeres, indígenas y jóvenes urbanos que arriban a Estados Unidos con el propósito de insertarse en actividades de corte industrial, la construccción o el préstamo de servicios".

Castillo Ramírez declaró que estos cambios deben entenderse desde un contexto global. La influencia de las crisis económicas, las reformas estructurales así como la demanda de mano de obra estadounidense son factores que posibilitan la articulación de sectores que tradicionalmente estaban excluidos de los procesos migratorios.

"Sin duda la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio jugó un papel fundamental porque a partir de 1994 se identificó un incremento masivo de los flujos migratorios y del envío de remesas"; sin embargo, desde 2008 los procesos migratorios de México a Estados Unidos han tenido un declive, situación que debe estudiarse.



Geografía Noticias



ciencia.unam.mx/leer/371/Laboratorio_pionero_en_investigacion_geografica

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar