IGg
en los Medios


Problemáticas socioambientales en los humedales de Xochimilco y Tláhuac

  • La presencia de asentamientos irregulares en el suelo de conservación amenaza a esos ecosistemas

Además de constituir el hábitat de numerosas aves, especies acuáticas y terrestres, los humedales de Xochimilco y Tláhuac presentan un complejo proceso social en el que conviven pueblos tradicionales junto a asentamientos irregulares.

Con el propósito de analizar la interacción humana con los vestigios de lo que fuera la zona lacustre de la cuenca del Valle de México, las académicas Irma Escamilla, Flor Mireya López y Clemencia Santos, del Instituto de Geografía, realizaron la investigación "Los humedales en el suelo de conservación en el Distrito Federal: Xochimilco y Tláhuac ante la problemática social de sus habitantes", que forma parte del libro "Gestión de humedales españoles y mexicanos. Apuesta conjunta por su futuro" publicado por las universidades de Alcalá, España, y la Autónoma de Baja California, México.

Perfil de los humedales

Se estima que la longitud de la zona lacustre de Xochimilco alcanza poco más de 200 kilómetros. Dicho sistema de canales se considera un humedal permanente con profundidades variables de hasta 60 centímetros en canales y zonas inundadas, mientras que en los lagos fluctúa entre los tres y seis metros. La presencia y volumen del agua en estos sitios depende de la época del año.

Dada la importancia tradicional de Xochimilco -proclamado patrimonio natural de la humanidad por la UNESCO desde 1987-, se ha dejado de lado el estudio de los humedales de Tláhuac, que también requieren de la atención tanto de la sociedad como de los investigadores. La extensión de dichos cuerpos de agua -remanentes del lago de Chalco- varía de 400 a 800 hectáreas dependiendo de las condiciones climáticas. Dichos humedales constituyen el refugio de más de 25 especies de animales entre aves, mamíferos, reptiles y peces.

La maestra Irma Escamilla, coautora de la investigación, mencionó que tanto los humedales de Xochimilco como los de Tláhuac están en riesgo de desecación. "En los últimos años una activa intervención de fraccionamientos ilegales, aunada a la explotación indiscriminada de los recursos hídricos para la irrigación y abastecimiento de agua a la ciudad ponen en peligro su existencia", comentó.

Asentamientos irregulares y problemática socioambiental

Históricamente las zonas ocupadas por Xochimilco y Tláhuac estuvieron cubiertas en su mayor parte por agua. La vida cotidiana en ellas se desarrollaba a través de canales y avenidas. Fue hasta 1968, por la ampliación del anillo periférico, que se dio una profunda transformación del paisaje de Xochimilco debido al incremento poblacional. "Ahora con la construcción de la línea 12 del metro se prevé un mayor crecimiento en Tláhuac, que sin duda alterará en mayor medida el equilibrio ecológico de la zona, ya de por sí deteriorado".

Edificar en las zonas de suelo de conservación se ha convertido en una de las alternativas para la población que no cuenta con vivienda ni con ingresos suficientes para pagar una renta, de manera que se asientan ilegalmente en la periferia de la ciudad, expandiendo la mancha urbana particularmente hacia Xochimilco y Tláhuac. "Generalmente estos lugares no son aptos para ser habitados, pero no tienen otra opción", agregó la académica del Departamento de Geografía Social.

El estudio detalla que en la Ciudad de México existen más de 800 asentamientos irregulares instalados en un área de 8 mil hectáreas de suelo de conservación y que son habitados por 42 mil familias. Xochimilco concentra 300 de esos asentamientos -poblados por más de 125 mil habitantes en 700 hectáreas de suelo de conservación-, mientras que Tláhuac reporta 81 de ellos, los cuales alojan a más de 4 mil familias en una superficie de 300 hectáreas.

Tanto el acceso a los servicios de agua potable, drenaje y electricidad, así como la construcción de viviendas tienen un carácter precario. Casas construidas con paredes y techos de madera, lámina, cartón y pisos de tierra dominan esos paisajes, sumado a condiciones de hacinamiento en las que comúnmente habitan dos o más familias en viviendas que disponen de un único cuarto.

"Es de vital importancia regular estos procesos urbanos ya que complican aún más la gestión ambiental, específicamente de los humedales, los cuales paulatinamente han ido desapareciendo para convertirse en depósitos de todo tipo de desechos y focos de contaminación del aire y suelo", declaró Escamilla Herrera.

Estructurado en 12 capítulos, el libro del que forma parte esta investigación analiza humedales naturales y artificiales de México y España. Además incluye algunas reflexiones sobre el panorama legal de la protección de estos ecosistemas en ambos países. Esta publicación fue presentada en el marco del Día Mundial de los Humedales 2016 "Humedales para nuestro Futuro: Medios de vida Sostenibles"y pronto podrá consultarse en la biblioteca del Instituto de Geografía.




Geografía Noticias



noticieros.televisa.com/foro-tv-creadores-universitarios/1407/creadores-universitarios-del-29-julio-del-2014/

Hecho en C.U., todos los derechos reservados 2013. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile,
se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución. Créditos.
Sitio web creado y administrado por: Unidad de Tecnologías de la Información del Instituto de Geografía.
Para la correcta visualización de este sitio, se recomienda utilizar